PRINCIPIOS GENERALES DE LA DESINFECCIÓN

0
658

Resumen: La limpieza y la desinfección de las superficies que han estado en
contacto con animales o materias orgánicas representan un aspecto esencial de
la lucha contra las enfermedades bacterianas y virales, y permiten garantizar la
salubridad y la inocuidad de los alimentos. La minuciosidad de la limpieza que
precede la desinfección es el factor más importante en la eficacia de las
operaciones de desinfección.
Los usuarios de desinfectantes y los agentes responsables del uso de
desinfectantes deben tener objetivos claros y un programa de acción bien
determinado. Deben elegir productos apropiados, limpiar y preparar
convenientemente el área de operaciones y tomar las medidas necesarias para
garantizar la seguridad de los animales, las personas, los equipos y el medio
ambiente. Por otra parte, deben evaluar objetivamente los resultados de las
operaciones de desinfección.
El establecimiento de estrategias seguras y eficaces requiere un conocimiento
perfecto de la acción y la toxicidad que puedan tener los productos elegidos, un
programa de acción definido con claridad, el respeto de las reglamentaciones,
una documentación completa, una vigilancia seria y controles después de la
desinfección. Las operaciones y los métodos de desinfección deben contemplar
las exigencias jurídicas y de protección del medio ambiente, así como responder
a las expectativas cambiantes de la sociedad.
PALABRAS CLAVE: Desinfección – Desinfectantes – Enfermedades
bacterianas – Enfermedades virales – Limpieza – Productos químicos –
Reglamentación.

INTRODUCCIÓN

DESINFECTANTES, ANTISÉPTICOS, AGENTES D E SANEAMIENTO Y ESTERILIZADORES

La desinfección es el proceso que consiste en eliminar a microorganismos infecciosos
mediante el uso de agentes químicos o físicos (1). Los agentes antimicrobianos
designados como desinfectantes son a veces utilizados alternativamente como agentes
esterilizadores, agentes de saneamiento o antisépticos. En su mayoría, los
desinfectantes que se usan en sanidad animal son productos químicos antimicrobianos o
biocidas relativamente potentes y generalment e tóxicos que se aplican sobre las
superficies contaminadas, mientras que los que se usan en la industria agroalimentaria

son generalmente menos tóxicos y también menos concentrados. Los desinfectantes
modernos se componen de formulaciones complejas que comprenden sustancias
químicas, jabones, detergentes y compuestos que favorecen la penetración de las
sustancias activas. En el marco de la acuicultura, los desinfectantes sirven para
descontaminar los viveros, las cisternas y los diversos equipos.
En muchas definiciones de estos términos, también se designa como productos de
saneamiento y como antisépticos a los productos para curar heridas, limpiar las manos y
brazos de los cirujanos antes de una operación, bañar las tetas de las vacas, y en general
a todas las preparaciones que se aplican directamente sobre los tejidos. La sutil
distinción semántica entre los términos de desinfectante, agente de saneamiento,
antiséptico y esterilizador se refiere a la meta que se persigue con dichos productos, así
como a la composición y grado de concentración de sus sustancias químicas; también
entran enjuego el tiempo durante el cual se ha de mantener el producto en contacto con
las superficies por tratar, el nivel de residuos que se puede aceptar y el entorno en el que
se desarrolla el proceso.

Los agentes esterilizadores se usan para obtener una destrucción total de
microorganismos dentro de condiciones específicas (plantas industriales, laboratorios,
hospitales) y según un proceso controlado. Los principales métodos para esterilizar son
el tratamiento térmico, el uso de ciertas sustancias químicas y la irradiación.
La acción de los agentes de saneamiento combina limpieza y desinfección; las
superficies que se pueden tratar de esta manera son las que muestran una relativa
ausencia de macrocontaminación. El saneamiento permite mantener a un nivel de
seguridad el contenido bacteriano de los equipos que están en contacto con alimentos o
con agua, sin que se adultere el producto. Tanto los agentes de saneamiento como los
desinfectantes son de uso corriente en sanidad animal.
Los antisépticos inhiben el crecimiento de los microorganismos en los tejidos. Se
usan para tratar las heridas y preparar la piel en caso de intervención quirúrgica. Los
antisépticos son los menos tóxicos y poderosos de todos los productos antimicrobianos
de superficie.

Los artículos reunidos en estos dos volúmenes especiales de la Revista científica y
técnica de la Oficina internacional de epizootias (OIE) describen detalladamente el uso
de los esterilizadores, productos de saneamiento y antisépticos, con fines de limpieza,
saneamiento, higiene y desinfección, todas estas funciones consideradas en relación con
la sanidad animal y la producción y transformación de alimentos.

LA DESINFECCIÓN EN PERSPECTIVA

Desinfectantes y productos de saneamiento se usan a lo largo de toda la cadena de
producción/transformación alimenticia.
En la fase de producción, estos productos ayudan a prevenir la propagación de
enfermedades de los animales.
En la fase de transformación, desinfectantes y agentes de saneamiento permiten
reducir el contenido microbiano en los productos comestibles, controlar el deterioro de
los alimentos y reducir la posibilidad de transmisión de agentes patógenos a través de
los alimentos o la basura. Sin embargo, la desinfección, pasteurización, irradiación y
tratamiento térmico no siempre alcanzan estos objetivos. El interés que despiertan actualmente los métodos capaces de reducir la presencia de residuos y de controlar el
contenido bacteriano de los alimentos producidos por la industria de masa que se
venden preempaquetados y listos para el consumo, ha conducido al desarrollo de la
estrategia del análisis de riesgos mediante el control de los puntos críticos (hazard
analysis and critical control points: HACCP). Esta estrategia determina los puntos o
fases críticos que pueden dejar penetrar a los contaminantes dentro de la cadena de
producción y permiten una intervención eficaz. Tanto los organismos de
reglamentación como las plantas de transformación de productos de origen animal
aplican esta estrategia HACCP.

Para que la desinfección sea eficaz, se debe proceder a una buena limpieza antes de
aplicar los productos químicos. Este requisito es tan important e que se podría
considerar la expresión «limpieza-desinfección» como una sola palabra para designar
un solo concepto, como lo refleja el empleo bastante corriente en inglés de las siglas
C & D, es decir cleaning and disinfection, limpieza y desinfección consideradas como un
solo proceso.
La complejidad de las operaciones de limpieza y desinfección en el manejo de rutina,
tanto en sanidad animal como en la industria de transformación de productos
alimenticios, es frecuentemente infravalorada. Es corriente también que no se
examinen con suficiente detenimiento los numerosos factores variables que pueden
complicar el proceso.
El arte y ciencia de la desinfección precedió a la elaboración de la teoría de los
gérmenes infecciosos. Inicialmente, se observó que ciertos compuestos, cuando se
aplicaban sobre cadáveres en descomposición o se agregaban a las aguas residuales,
atenuaban la emanación de malos olores. A partir de tales bases empíricas, el uso de
desinfectantes se fue desarrollando hasta formar una ciencia de considerable magnitud.
Sin embargo, sus aplicaciones en veterinaria carecen de los elementos cuantitativos que
distinguen su uso en medicina o en el ámbito de la transformación de productos
alimenticios. Actualmente, los méritos o defectos de muchos productos, procesos y
métodos de evaluación están criticados, sin que los expertos lleguen a un consenso al
respecto. Sin embargo, gracias a los adelantos de la química, la bioquímica, la
microbiología y la biología molecular, los mecanismos exactos que rigen la acción de los
desinfectantes empiezan a ser conocidos, y está emergiendo una metodología
científica de la desinfección.

La desinfección es una ciencia en constante evolución. Nuevos productos han
aparecido, como las espumas, los nebulizadores y los compuestos sintéticos complejos.
Las implicaciones tecnológicas, políticas y medioambientales de la ciencia de la
desinfección cobran cada vez mayor importancia, lo que tiende a complicar pero
también a revolucionar las prácticas de desinfección y de saneamiento.
Considerada desde el punto de vista de los programas de control sanitario
reglamentarios y de campo, la desinfección también es una maner a de limitar la
transmisión de enfermedades animales. Pero por sí solo, el uso de desinfectantes no
puede eliminar una infección si las poblaciones sensibles se ponen continuamente en
contacto con animales portadores de agentes patógenos. Por lo tanto, las autoridades de
control deben examinar cada paso de la compleja red epidemiológica, es decir seguir la
evolución de los agentes patógenos desde el reservorio donde sobreviven y se
reproducen hasta los nuevos huéspedes sensibles. Muchas enfermedades infecciosas se
transmiten por contacto entre una población sensible y animales afectados por una
enfermedad aguda o portadore s de una infección crónica. Otras enfermedades se propagan por insectos vectores específicos de su huésped y del agente patógeno
involucrado. La desinfección es claramente apropiada para luchar contra aquellas
enfermedades no transmitidas por vectores y que se contraen por contacto con
secreciones corporales y otras materias presentes en los corrales, cuadras de establos,
suelos, vehículos o equipos. La mayoría de estas enfermedades son causadas por
bacterias que pueden sobrevivir y reproducirse fuera del cuerpo de los animales;
incluyen las infecciones bacterianas entéricas y respiratorias, las clostridiosis, y otras
como la tuberculosis y la brucelosis.

Los principales métodos para controlar las enfermedades virales consisten en limitar
el contacto entre los animales o en vacunar a los mismos. Sin embargo, la desinfección
puede jugar un papel importante, ya que los desinfectantes modernos neutralizan la
mayoría de los virus (10). Asimismo, la desinfección de las superficies es fundamental
para controlar los virus que sobreviven en el entorno de los animales cuando éstos han
sido evacuados.

La ciencia de la desinfección está constantemente confrontada a nuevas clases de
agentes infecciosos.
El primer grupo de agentes nuevos lo componen los virus de la inmunodeficiencia,
incluyendo el del síndrome de la inmunodeficiencia adquirida (SIDA) del hombre y los
virus emparentados que atacan a varias especies animales. Estos virus abren el paso a la
invasión de ciertos microorganismos, considerados en el pasado como saprófitos
oportunistas.

El segundo grupo es el constituido por los priones. Éstos no se han podido identificar
hasta ahora. Los priones no inducen una respuesta inmunitaria, persisten durante años
en los animales infectados y son resistentes al calor y a los desinfectantes. La
preocupación provocada a nivel internacional por el riesgo de propagación de ciertas
enfermedades causadas por priones (como por ejemplo el prurigo lumbar y la
encefalopatía espongiforme bovina) condujo a que se adoptaran drásticas medidas
sanitarias internacionales.

Los procedimientos de desinfección han conocido importantes cambios
estructurales, debidos tanto a los adelantos de las técnicas microbiológicas y de la
tecnología de la desinfección como a la evolución de la opinión pública en favor de una
mayor consideración de la seguridad del personal, seguridad alimentaria y protección
del medio ambiente. Al ser cada vez más complejas las ramas de los mencionados
progresos, parece ahora necesario que el personal encargado de la desinfección reciba
una formación sobre los procedimientos que garantizan la seguridad del uso y
almacenamiento de los productos de desinfección.

DESINFECCIÓN: RESPONSABILIDADES Y CONOCIMIENTOS INDISPENSABLES

Las personas responsables de la aplicación, certificación o programación de las
operaciones de limpieza y desinfección y’de su reglamentación deben reevaluar
regularmente la lógica que rige sus programas, desde los puntos de vista científico,
técnico y pragmático. Los requisitos deben ser conformes a la tecnología más avanzada
pero también deben responder a las expectativas de la sociedad contemporánea. Para
que la desinfección sea eficaz, se necesitan los adecuados conocimientos, un plan de
acción claramente definido, el respeto de las reglamentaciones y la capacidad de hacer
evaluaciones correctas. El personal que usa los desinfectantes y los supervisores deben tener objetivos claros para cada operación en cada contexto particular. Deben conocer el espectro efectivo de acción del desinfectante que se va a usar, pero también sus límites y los riesgos que el desinfectante puede representar para los usuarios y demás personas presentes, los animales, los equipos y el medio ambiente. Los riesgos para la salud humana se deben a la toxicidad eventual del desinfectante utilizado, o a la presencia de agentes de zoonosis en los recintos que se están desinfectando. Las exigencias relativas a la seguridad deben prevalecer sobre toda consideración de índole económica.

Se pueden adquirir los conocimientos necesarios para la desinfección asistiendo a
cursillos de capacitación, leyendo detenidamente las instrucciones que acompañan los
productos, consultando las listas de chequeo y estudiando la literatura científica sobre el
tema. Existen muchas publicaciones que tratan del saneamiento en las industrias
alimenticias, mientras que los datos sobre la desinfección en sanidad animal son más
bien escasos y dispersos. Existe sin embargo una obra completísima (1) consagrada a la
desinfección, la esterilización y la protección, que describe detalladament e los
compuestos, los métodos de chequeo antimicrobiano y las aplicaciones de la
desinfección. Además, varios tratados han sido publicados sobre la desinfección en
relación con los animales de renta y la veterinaria (20,13, 24, 25); también se pueden
encontrar algunas breves informaciones sobre el tema en libros de veterinaria (26,27,31)
o de microbiología.

PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA DESINFECCIÓN

Plan de acción para la desinfección
El establecimiento de buenos procedimientos, directivas y reglamentaciones de
desinfección no sólo necesita conocimientos adecuados, sino que requiere además un
plan de acción que sea sucinto y claro para cada aplicación específica de desinfectantes.
El plan de acción debe describir los objetivos de la aplicación y los microorganismos
específicos que se quieren destruir. También debe describir el proceso de limpieza
previo a la desinfección, las medidas de seguridad, las instrucciones de dilución y
aplicación, así como los procedimientos de post-desinfección mediante los cuales se va a
evaluar la eficacia del proceso; el plan debe también describir detalladament e la
documentación necesaria para establecer los certificados reglamentarios.
Política reglamentaria y normas de desinfección
La vigilancia reglamentaria debe poder garantizar las siguientes condiciones:
– el producto ha sido usado rindiendo su mayor eficacia;
– todas las medidas de seguridad imaginables han sido tomadas para proteger a las
personas, los animales y el medio ambiente;
– se realizó eficaz y cuidadosamente una limpieza previa a la desinfección;
– los desinfectantes fueron aplicados correctament e sobre las superficies que
necesitaban ser desinfectadas.
A nivel normativo, los procedimientos de desinfección y las reglamentaciones deben
ser constantemente revisados y reevaluados a la luz de los adelantos de la tecnología y
de los valores cambiantes de la opinión pública respecto de la seguridad de las personas,
la protección del medio ambiente y los riesgos inducidos por los residuos.

Aplicaciones y estrategias en sanidad animal

En las aplicaciones zoosanitarias, las medidas de desinfección dirigidas para destruir
microorganismos específicos se realizan en los institutos de investigación, o en los
locales que se deben desinfectar después de una despoblación. Como tiene un objetivo
bien definido, esta operación permite seleccionar un desinfectante con un espectro de
actividad antimicrobiana limitado pero específico.

La desinfección de rutina, o desinfección general, requiere en cambio un amplio
espectro de actividad antimicrobiana para combatir una serie de organismos diferentes
que no pueden ser especificados de antemano. La desinfección general se realiza en las
fincas, establos de mercados, cercados, suelos de ferias, estaciones de cuarentena,
jardines zoológicos, mataderos, incubadoras avícolas y acuícolas, y plantas de
transformación de productos alimenticios.

La estrategia de desinfección adecuada se escoge basándose en un determinado
cuadro de control de enfermedades, y en función del o de los microorganismos
sospechosos. La selección de un desinfectante constituye en sí un verdadero reto, pues
casi todas las publicaciones de veterinaria sobre desinfectantes siguen un orden de
presentación que parte de las sustancias químicas empleadas. Por el contrario, se
adoptó en estos dos volúmenes especiales de la Revista de la OIE un orden que presenta
a los distintos productos en función de dónde se han de aplicar y dentro de qué cuadro
de control. Sólo se conservó el orden que parte de las sustancias químicas al presentar
informaciones básicas sobre el tema.
Muchos países enfocan sus programas de eliminación de enfermedades a partir de
ciertas enfermedades específicas de las Listas A y B de la OIE, y seleccionan los
desinfectantes prescritos conforme a ese enfoque. Son generalmente las autoridades
zoosanitarias que seleccionan y aprueban los desinfectantes que se han de usar durante las
operaciones obligatorias de limpieza y desinfección, y que promulgan los reglamentos que
hacen exigible el uso de esos productos en procedimientos reglamentarios específicos.
En las condiciones de campo, sólo se puede tener una idea aproximada del riesgo de
transmisión de enfermedades por contacto con superficies contaminadas. El grado de
ese riesgo depende de la concentración de los microorganismos contaminantes, y de las
condiciones específicas del medio que pueden influir sobre la multiplicación o la
mortalidad natural de estos organismos.
Las bacterias y los hongos pueden sobrevivir y multiplicarse en las superficies
húmedas, sobre todo cuando hay rastros de materia orgánica. Las bacterias son
generalmente frágiles (18), salvo algunas que son naturalment e resistentes en
condiciones del campo (por ejemplo Mycobacterium tuberculosis, y también algunos
miembros del género esporífero Clostridium). Ciertas bacterias mostraron una
resistencia natural o adquirida a los desinfectantes (6).
En general, los virus suelen duplicarse únicamente en las células vivas. Sin embargo,
algunos virus pueden sobrevivir fuera de las células o de tejidos vivos, y mostrar una gran
resistencia ante condiciones normales del medio ambiente (9). Algunos virus (como por
ejemplo los Picornavirus responsables de la fiebre aftosa y de la enfermedad vesicular
porcina) pueden sobrevivir durante meses dentro de ciertas condiciones ambientales.
Algunos poxvirus (por ejemplo los agentes de la viruela ovina y del ectima contagioso)
pueden sobrevivir durante años en condiciones naturales favorables, pues tienen una
envoltura proteica recubierta de costras que los protege cuando caen al suelo.

FACTORES QUE PUEDEN COMPROMETER LA EFICACIA DE LOS DESINFECTANTES

La limpieza previa a la aplicación de desinfectantes es un paso crucial dentro del
proceso de limpieza y desinfección. La eficacia de un desinfectante también depende de
los organismos que se quieren combatir, de su modo de multiplicación y de su
resistencia al medio ambiente y a las sustancias químicas. La concentración del
desinfectante, el tiempo de contacto con las superficies, la temperatura ambiente, y
muchos otros factores, también tienen importancia.

Sin embargo, la presencia o no de materia orgánica extranjera es un factor
preponderante que determina el éxito de cualquier operación de desinfección, pues esta
materia diluye y neutraliza rápidament e las sustancias químicas biocidas. Por esta
razón, se debe cepillar vigorosamente y baldear con abundante agua las superficies
antes de aplicar los desinfectantes. Esta limpieza prudent e y minuciosa es
imprescindible, y nunca podrá ser remplazada, ni por una mayor cantidad de
desinfectante ni por la aspersión en alta presión.

EVALUACIÓN DE LA EFICACIA DE LOS DESINFECTANTES

La única prueba evidente e indiscutible de que una operación de desinfección ha sido
eficaz es cuando se observa que es seguida por un perfecto estado de salud de los
animales o de salubridad de los alimentos, según sea el caso. Existen varias maneras de
evaluar el espectro antimicrobiano de los desinfectantes (5), pero son escasos los
estándares aceptados a nivel internacional para el chequeo y la evaluación de los
desinfectantes utilizados en programas de sanidad animal. Existen listas, adoptadas por
ciertos países o convenios comerciales regionales, que designan los desinfectantes que
se han de usar en situaciones reglamentarias específicas. En otros países, estos
desinfectantes deben ser previamente aprobados mediante pruebas implementadas por
organismos reglamentarios. Ciertos países aceptan las listas que han sido elaboradas y
aprobadas en otros países, o determinan arbitrariamente sus propios requisitos para la
aprobación. Por último, algunos países sólo implementan requisitos mínimos.
Los desinfectantes modernos suelen ser mezclas complejas de sustancias químicas.
Para medir su actividad biocida, un análisis químico no basta sino que es necesario
someterlos a bioensayos complejos.

Varias perspectivas pueden ser adoptadas al probar la actividad de un desinfectante
sobre los virus, esporas o formas bacterianas vegetativas. Numerosos
estudios sobre la eficacia biocida se elaboraron utilizando bacterias. Pero estos
procedimientos de prueba obedecen a múltiples variables que conducen a resultados
incoherentes, interpretaciones contradictorias y controversias. Esto representa un
importante desafío para la armonización internacional de normas de desinfección en
sanidad animal. El contexto en el que se desarrollan las pruebas de desinfección puede
también complicar la tarea, debido a la imbricación de competencias entre los varios
organismos involucrados en la producción, evaluación, autorización, chequeo y uso de
los desinfectantes y agentes de saneamiento.
En general, las pruebas que determinan la eficacia de los desinfectantes contra
microorganismos específicos son elaboradas a partir del modelo del coeficiente fenólico. Este método se desarrolló para evaluar la eficacia de ciertos productos
químicos contra Salmonella typhi, agente de la fiebre tifoidea. A pesar del debate sobre
la aplicabilidad real de este método a los productos modernos y sobre su aparente
vetustez comparado con la tecnología actual, el método del coeficiente fenólico o
métodos parecidos son todavía practicados.
El método del coeficiente fenólico y otros métodos para medir y comparar la
actividad germicida han sido regularmente modificados. Varios modelos han sido
aprobados por autoridades y organizaciones como la Asociación de Químicos
Analíticos Titulares (Association of Official Analytical Chemists). Muchos métodos
determinan la «más baja concentración» (es decir el mayor grado de dilución de la
solución) de un germicida capaz de neutralizar un agente patógeno en condiciones
estándares de prueba. Este valor es comparado con el de los compuestos estándares, lo
que permite determinar un grado de dilución del producto que sea eficaz en las
condiciones del campo contra la bacteria involucrada.
La posibilidad de probar las propiedades virulicidas de los desinfectantes es un
verdadero desafío, y hasta hoy no se ha logrado desarrollar una metodología que sea
umversalmente aceptada (5). Los desinfectantes suelen destruir los cultivos celulares.
Otros reactivos biológicos utilizados en pruebas virales y en mezclas de virus y de
desinfectantes deben ser diluidos antes de proceder a la prueba. Por lo tanto, la ausencia
de virus detectado no necesariamente significa que se haya logrado eliminar el riesgo de
un nivel infeccioso de contaminación (7). Esto explica que la actividad antivírica de los
desinfectantes o agentes de saneamiento se exprese frecuentemente en grados de
neutralización y se transcriba en términos de «reducción por diez (log) del título de
virus presente» en la superficie sometida a prueba.
En las aplicaciones prácticas, estas determinaciones pueden calcularse utilizando una
de las siguientes técnicas:
– cultivo de bacterias y hongos a partir de escobillados de superficie o de
impresiones de gelosa;
– ensayos de aislamiento de virus u observación de animales centinelas;
– pruebas de control de la calidad de los productos alimenticios en varias fases de su
transformación

TIPOS DE DESINFECTANTES USADOS EN LOS PROGRAMAS
DE CONTROL DE ENFERMEDADES DE LOS ANIMALES
Los compuestos, mezclas y productos desinfectantes naturales o sintéticos utilizados
en el mundo son demasiado numerosos para que el autor los pueda describir
individualmente en el marco de este trabajo; además, las listas de desinfectantes y
agentes de saneamiento autorizados se vuelven rápidamente caducas al desarrollarse
nuevos productos. A continuación se describen los compuestos y desinfectantes
tradicionales o más recientes, de uso corriente en sanidad animal. Incluyen el agua
caliente, los surfactantes ácidos aniónicos (sustancias que mejoran la penetración
reduciendo la tensión superficial del agua), los surfactantes anfotéricos, los bromuros,
los cloruros, la clorhexidina, los yoduros, los compuestos fenólicos y los amonios
cuaternarios.

El agua
El agua es el elemento más important e desde el punto de vista del concepto de
HACCP y dentro del proceso de limpieza y desinfección. A pesar de que el agua es más
bien un limpiador que un desinfectante, al ser calentada tiene importantes aplicaciones
desinfectantes. El agua caliente suele ser el principal component e de la limpieza y
desinfección en los mataderos y en las plantas de transformación, donde los residuos
químicos deben ser evitados. El agua caliente de alta presión limpia gracias al baldeado
y al impacto hidráulico, emulsifica las grasas, desprende las partículas orgánicas y tiene
una breve acción bactericida antes de que la superficie se enfríe. Cuando se usa para
limpiar, sanear o desinfectar, la calidad microbiológica del agua debe ser aceptable: el
agua debe mantenerse a la temperatura requerida y aplicarse abundantemente.
El agua caliente debe ser usada con precaución para evitar las salpicadas que podrían
escaldar el usuario o demás personas presentes en el local. Cuando la presión es
excesiva, el agua puede producir huequitos en el hormigón y fracturas en el mortero, las
tejas y los revestimientos. Estos huecos y fracturas crean microecosistemas en los que la
materia orgánica puede acumularse, creando un medio favorable para las bacterias.
Hidróxido de amonio
El hidróxido de amonio es eficaz contra los oocistos de Coccidia spp. que atacan a las
aves de corral y los conejos. Esta sustancia no suele ser eficaz contra las bacterias. Para
obtener un efecto antimicrobiano suficiente cuando se usa el hidróxido de amonio, es
necesario efectuar seguidamente una desinfección general con un compuesto adaptado
al caso.

Óxido de calcio
Cuando se mezcla con agua, el óxido de calcio (cal viva) se transforma en lechada de
cal. La lechada de cal tiene una acción biocida contra ciertas bacterias y virus pero no es
muy eficaz contra el virus de la fiebre aftosa. Se usa a veces la cal viva esparciéndola
sobre los pisos de los locales después de una despoblación, pero su eficacia no es
comúnmente aceptada. La cal viva se usa también para retrasar la putrefacción de los
cadáveres enterrados después de una despoblación. Pero en casos como éstos, es poco
probable que tenga algún efecto directo sobre el virus de la fiebre aftosa.
Los desinfectantes a base de cloro
El cloro se encuentra en la naturaleza mezclado con otros elementos. Tiene
propiedades de blanquimiento y germicidas y se usa corrientement e para la
desinfección, el saneamiento, o para purificar el agua. Se le utiliza también a altas
concentraciones para tratar las aguas de albañal. Los desinfectantes y agentes de
saneamiento a base de cloro se encuentran fácilmente, son baratos, tienen un amplio
espectro antimicrobiano y representan un riesgo mínimo para el medio ambiente. Las
soluciones acuosas de cloro (que se obtienen al disolver hipocloritos) tienen una rápida
acción bactericida; también tienen un efecto virulicida a través de un mecanismo de
acción que todavía no se ha llegado a explicar completamente , pero que está
probablemente relacionado con la destrucción de sistemas esenciales de enzimas.
Cuando se pone en solución, el cloro (que es un agente oxidante) reacciona
inmediatamente a los iones metálicos, a varios radicales y a la materia orgánica. Al
terminarse esta reacción, la cantidad de cloro que sigue activa, rápidamente interactúa
con los agentes patógenos en un proceso que resulta desinfectante. Casi todos los
desinfectantes a base de cloro acuoso han sido remplazados por compuestos a base de
cloro orgánico.

Las bacterias, los virus y las esporas muestran una resistencia variable a los
desinfectantes clorados (7). Los protozoarios también muestran una sensibilidad
variable. Por ejemplo, Giardia spp. son sensibles pero no Cryptosporidia spp. Los
desinfectantes a base de cloro son muy eficaces cuando no hay materia orgánica en las
superficies que se están desinfectando. Otros factores pueden influir sobre la eficacia de
los desinfectantes a base de cloro, por ejemplo la concentración, el pH, la presencia de
proteínas naturales y de amoniaco (un importante componente de la orina animal).
Los hipocloritos se usan todavía corrientemente en los programas de sanidad animal.
Ese grupo incluye los hipocloritos de sodio (que se obtienen mediante electrólisis de
sales) y los hipocloritos de calcio (cloruro de calcio o cal clorada). Los hipocloritos
tienen un amplio espectro antibacteriano y antivírico, y son compatibles con casi todos
los detergentes. Pero estas sustancias también son corrosivas, son fácilmente
neutralizadas por la materia orgánica y se descomponen rápidamente. La cal clorada
(un polvo blanco e higroscópico que contiene varios compuestos de calcio y de cloro) es
frecuentemente aplicada en forma de pulverizaciones dentro de los corrales y sobre las
pilas de estiércol, pues el cloro que se desprende de estos polvos actúa como
desinfectante general.
Clorhexidina
La clorhexidina y las sustancias análogas se usan corrientemente en concentraciones
inferiores al 4% como limpiadores de la piel, para los baños de las tetas de las vacas y
como antisépticos: también se usan para la esterilización en frío de los instrumentos
quirúrgicos, y para desinfectar equipos, cuadras y edificios. La clorhexidina no es
esporicida, pero sí destruye hongos, bacterias Gram-positivas y, con menos éxito (7),
virus y bacterias Gram-negativas (de los cuales algunos son resistentes a la
clorhexidina). La clorhexidina conserva un cierto grado de actividad cuando está en
contacto con pequeñas cantidades de materia orgánica no contaminada (por ejemplo la
leche, el suero o la harina de pescado), pero pierde esa actividad cuando hay una fuerte
contaminación por materia fecal. Su leve toxicidad permite que sea usada combinada
con otros desinfectantes. Tiene amplias aplicaciones en acuicultura y en la limpieza de
los equipos utilizados en la producción lechera.
Yodo y desinfectantes a base de yodo
Varios tipos de desinfectantes a base de yodo son usados corrientemente en sanidad
animal y en las plantas de transformación de productos alimenticios. El yodo existe en
forma natural, pero siempre mezclado con otras sustancias. Se encuentra
abundantemente en las algas marinas que son la fuente principal de abastecimiento.
También se la puede extraer del agua de mar y otras aguas salobres, así como de los
depósitos de nitrato (donde existe en forma de yodato). En su forma pura, el yodo se
presenta como un sólido cristalino negro y dulce. El organismo de los mamíferos necesita
una pequeña cantidad de yodo; la carencia de yodo es factor de papera. Pero un grado
excesivo de yodo en el organismo ocasiona una intoxicación que puede ser aguda o
crónica. El yodo acuoso (solución de Lugol) o las soluciones en alcohol (tintura de yodo)
se usan corrientemente como antisépticos.
Los yodóforos son desinfectantes producidos con una mezcla de yodo y de varios
componentes portadores. El yodo se libera al contacto de un medio ácido. Estos
productos tienen propiedades que atacan las bacterias, los virus y algunas esporas (13).
Los yodóforos se usan en las operaciones generales de desinfección y limpieza, y
también para el baño corto de las tetas de las vacas y la limpieza pre-quirúrgica de manos y antebrazos. La eficacia de los yodóforos se reduce al contacto de aguas duras o
de grandes cantidades de materia orgánica, pero estos desinfectantes pueden funcionar
eficazmente cuando sólo quedan rastros de materia orgánica.
Compuestos a base de amonio cuaternario
Los compuestos a base de amonio cuaternario son sustancias bioquímicas naturales
que participan en la transmisión de los impulsos neuromusculares de los mamíferos. Los
amonios cuaternarios sintéticos son surfactantes catiónicos, que se usan como
limpiadores/desinfectantes y como detergentes suaves. Utilizados en soluciones acuosas
o combinados con detergentes, pueden combinar la limpieza y la desinfección en una
sola aplicación. Son generalmente más eficaces en un medio ligeramente alcalino. Se
utilizan ampliamente en los establecimientos médicos, en las plantas de transformación
alimenticia, en los lugares donde se manipulan productos comestibles y en las fincas.
Cuando han sido diluidos correctamente, los amonios cuaternarios son desinfectantes
eficaces, no tóxicos y biodegradables. Aún cuando están en contacto con aguas duras
y/o con un poco de materia orgánica, muestran un amplio espectro de actividad
antibacteriana, fungicida, antivírica y esporicida. Los amonios cuaternarios, non
obstante, son ineficaces contra Mycobacterium tuberculosis.
Se están desarrollando continuamente nuevas generaciones de amonios cuaternarios.
Cuando se modifica el prototipo básico de cloruro de benzalkonio, se mejora
aparentemente la seguridad de uso y el poder limpiador y desinfectante del producto.
Actualmente, los amonios cuaternarios son excelentes desinfectantes con muchas
aplicaciones veterinarias. Cuando se usan debidamente diluidos, son insípidos, inodoros
y virtualmente no tóxicos. Sin embargo, pueden causar irritación conjuntival al ser
aplicados directamente sobre los ojos. Algunas personas que están diariamente
expuestas a los amonios cuaternarios por su trabajo pueden desarrollar una dermatitis
que suele ser una reacción de hipersensibilidad.
Hidróxido de sodio
En los años 1930, se recomendaba el hidróxido de sodio (lejía, sosa cáustica o ceniza
de sosa) en solución concentrada al 2 % como desinfectante contra el carbunco
bacteridiano. En caso de diagnóstico de fiebre aftosa, también se utilizaba
antiguamente la lejía concentrada al 2 % para desinfectar equipos, vehículos de
transporte de animales y la ropa impermeable. El hidróxido de sodio al 2% es eficaz
contra muchas otras enfermedades animales y bacterianas, y se utilizó contra el cólera
aviar y la pulorosis (12). Desde entonces lo remplazaron desinfectantes modernos,
menos corrosivos y menos irritantes. Sin embargo, el hidróxido de sodio puede ser una
alternativa en casos de emergencia, pues se obtiene fácilmente y es muy eficaz.
Inicialmente, la lejía se obtenía empapando cenizas de madera en agua. El producto
inicial contenía seguramente un poco de hidróxido de potasio (potasa) y otros
contaminantes presentes en la ceniza de sosa. Actualmente, el hidróxido de sodio puro
se vende en casi todos los países, pues se le utiliza corrientement e en la industria
química y en las fábricas de papel. También se usa como limpiador de los alcantarillados
de desagüe. Deb e ser usado con máxima prudencia y bajo control, porque tiene
propiedades corrosivas e irritantes y puede ser peligroso para el medio ambiente y los
usuarios. El personal debe llevar overoles y gorros de protección impermeables, botas y
anteojos de protección; las superficies de aluminio deben protegerse pues no deben
estar en contacto con la lejía; también es importante saber que la lejía puede desprender
la pintura de las superficies.

Compuestos fenólicos
Existen numerosos procesos que permiten la producción de varios compuestos
fenólicos a partir de distintos orígenes. El fenol puro (ácido carbólico) no es sino
ocasionalmente usado como desinfectante. Pero existen compuestos aparentados que
son componentes corrientes de ciertos desinfectantes, y que son utilizados para la
desinfección de las caballerizas. Estas mezclas son aceptadas para la desinfección
general. Si bien algunos compuestos sintéticos de fenol son inodoros, muchos fenólicos
desprenden un olor característico que identifica tradicionalmente a los desinfectantes.
Puede ocurrir que ese olor persista, dando una sensación de limpieza cuando en
realidad las propiedades desinfectantes se han agotado. Esto ocurre por ejemplo con los
pediluvios a la entrada de los distintos locales para animales, cuando su contenido no es
cambiado con suficiente regularidad, y en los que se va acumulando estiércol y paja
contaminados.
Los fenoles derivados del alquitrán de hulla son destilados de la hulla fundida, y se
parecen a los compuestos de alquitrán de madera que se obtienen mediante destilación
de la madera de pino. Se hablará en la próxima sección sobre el aceite de pino. Los
compuestos fenólicos que se usan actualmente son casi todos sintéticos, y son más puros
y menos picantes que los antiguos destilados del alquitrán de hulla. Son eficaces contra
las bacterias Gram-positivas, Gram-negativas, las levaduras, los hongos y ciertos virus.
Los fenoles sintéticos no suelen ser eficaces contra las esporas bacterianas.
La actividad antivírica de los fenoles es variable. En general, los virus más sensibles a
estos desinfectantes son los virus con envoltura y los virus lipofílicos sin envoltura.
Contrariamente a casi todos los demás fenoles, los 2-fenilfenoles son eficaces contra los
bacilos tuberculosos. Los fenoles producen un olor fuerte, que permite percatarse de su
efecto destructivo sobre el caucho y el plástico y de sus propiedades extremamente
irritantes y tóxicas. Pero es esencial precisar que el consumo accidental de fenol puede
ser mortal y que el producto puede intoxicar el organismo al penetrar a través de la piel.
Los porcinos y los gatos son particularmente sensibles a los fenoles, y dosis mínimas del
producto pueden serles fatales (12). A pesar de todo, los fenoles son desinfectantes
generales de uso corriente y muy eficaces.
Los bifenoles, que se producen acoplando dos moléculas de fenol, son aún más
eficaces que los fenoles simples y tienen una mayor actividad bactericida y
bacterioestática. El descubrimiento de los bifenoles permitió sintetizar el hexaclorofeno,
lo que abrió el paso a una nueva generación de antisépticos/agentes de saneamiento.
Aceite de pino
El aceite de pino se obtenía en el pasado destilando tea, piñas y agujas de pino;
actualmente se produce sintéticamente. El aceite de pino es un líquido transparente o
color de ámbar, con un olor característico que es más agradable que el de los compuestos
de creosota derivados del alquitrán de hulla. Es insoluble en el agua cuando se usa solo, y
por lo tanto suele ser emulsificado con jabones o mezclado con detergentes u otros
compuestos. Es más eficaz como desinfectante general cuando se usa caliente (17). Los
antiguos aceites de pino naturales han sido remplazados por mezclas en las que los
fenoles clorados sintéticos del mercado desempeñan el principal papel desinfectante, y a
las que se añade aceite de pino más bien para conferir al producto final su característico
olor desinfectante, que como ingrediente realmente activo.
La eficacia antimicrobiana del aceite puro de pino está puesta en duda desde hace ya
mucho tiempo. Mezclado, puede ser un aditivo útil desde el punto de vista sanitario,
aunque fuera por su característico olor.

Ácidos inorgánicos
Los ácidos inorgánicos más usados para el control de enfermedades animales son el
ácido sulfúrico y el ácido clorhídrico. Ambos son eficaces contra la fiebre aftosa pero
también son tóxicos al consumo, muy irritantes para la piel y los ojos, y muy corrosivos
para los metales. Por lo tanto, estos ácidos sólo se usan en situaciones bien definidas.
Ácidos orgánicos
Ciertos ácidos orgánicos con propiedades bactericidas y ligeramente virulicidas son
utilizados como desinfectantes en sanidad animal y en las plantas de transformación,
pues son menos tóxicos y menos corrosivos que los ácidos inorgánicos que se acaban de
mencionar. El ácido acético se obtiene fácilmente ya que se encuentra en el vinagre
(al 4%). Al 2%, el ácido acético puede reducir significativamente la presencia del virus de
la fiebre aftosa en superficies contaminadas; también se usa para controlar el contenido
bacteriano en los frigoríficos. Los ácidos acético, cítrico, láctico, fórmico y propiónico se
usan a veces en las plantas frigoríficas productoras de carne bovina y de ave, en los
corrales de terneros y en las porquerizas. Estos ácidos también han sido añadidos a las
raciones alimenticias de animales para controlar la contaminación por Salmonella (15).
Formaldehído
En su forma natural, el formaldehído se presenta como un gas. Pero se encuentra
más fácilmente en una solución acuosa al 40%, denominada «formalina». El
formaldehído gaseoso se utiliza para fumigar edificios, locales o vehículos que pueden
cerrarse y dejarse sin ventilar. La fumigación de formaldehído combate eficazmente la
mayoría de los virus, bacterias, incluyendo a las Mycobacteria que son ácidorresistentes.
El gas de formaldehído es relativamente poco estable y puede ser explosivo. Es difícil
lograr una propagación y penetración regular del formaldehído en los edificios, lo que
puede implicar un efecto incompleto (13). Para que sea completa una fumigación de
formaldehído, la temperatura debe mantenerse a 13°C y la humedad relativa debe ser
superior al 70%. Para obtener estas condiciones, es a veces necesario rociar agua caliente.
El gas de formaldehído puede producirse oxidando formalina con permanganato de
potasio, calentando paraformaldehído, generando mecánicamente vapor de formalina, o
también aplicando mezclas complejas que liberan lentamente el formaldehído después de
su aplicación. La fumigación de formaldehído es peligrosa y debe ser efectuada con
máxima vigilancia. El lector encontrará más detalles sobre el uso del formaldehído en
otros artículos de estos volúmenes especiales de la Revista (2,11,29).
Una solución al 1-5% de formalina se usa a veces para desinfectar diversos locales;
también se usa para bañar los pies como medida de prevención de la necrobacilosis
interdigital ovina y bovina. Pero el uso de este producto está declinando, debido a su
olor fuerte e irritante, a su acción corrosiva, a sus propiedades fibrolíticas y a su
toxicidad. En algunos países, su uso será probablement e prohibido por razones
medioambientales. La posibilidad de usar productos alternativos como el ozono, los
bromuros y otras sustancias de fumigación está siendo estudiada (32).
Glutaraldehído
El glutaraldehído es un líquido que se solía usar para la esterilización en frío de los
instrumentos quirúrgicos; sigue usándose ocasionalmente como desinfectante de
superficies. Como ocurre con el formaldehído, está siendo remplazado por nuevos
productos.

Carbonato sódico
El carbonato sódico o sosa de lavar o de blanquear, se solía usar en una solución
caliente (82°C) para desinfectar locales que habían alojado animales aftosos. Esta
sustancia no es bastante eficaz contra ciertas bacterias ni contra la mayoría de los virus,
incluyendo el virus de la enfermedad de Newcastle. El carbonato sódico es más eficaz
como limpiador que como desinfectante.
CONSIDERACIONES ESPECÍFICAS SOBRE LAS APLICACIONES

DE LOS DESINFECTANTES

Cada situación particular requiere un procedimiento de desinfección específico.
La desinfección de las instalaciones pecuarias (13, 25) implica generalmente los
siguientes pasos:
– sacar de los recintos a los animales, utensilios y equipos,
– fregar, raspar y baldear para eliminar todas las partículas gruesas de materia
orgánica, usando un limpiador/agente de saneamiento o un detergente,
– pre-enjuagar abundantemente,
– aplicar el desinfectante escogido y dejarlo actuar sobre las superficies lo más
tiempo posible,
– enjuagar abundantemente,
– dejar los locales vacíos durante un tiempo suficiente.
Uso de desinfectantes para baños de ruedas y en los pediluvios
Los pediluvios se colocan a la entrada de los recintos para animales, en las cuadras de
ferias, estaciones de cuarentena, establecimientos de investigación, etc. Sirven para
impedir el paso de agentes infecciosos y prevenir la salida de microorganismos. Los
pediluvios son muy eficaces cuando se cambia frecuentemente su contenido con los
debidos productos y cuando el personal usuario lleva puestas botas de caucho que se
pueden dejar al remojo durante algunos minutos después del paso. Si no se cumplen
estos requisitos, los pediluvios probablement e no sirven sino como señal de
bioseguridad, y no constituyen un método eficaz de controlar las enfermedades (25).
Los pediluvios desinfectantes pueden ser eficaces si se cambia su contenido cada dos
o tres días, si se colocan en un lugar que tenga lógica, donde estén protegidos de la lluvia
y de la nieve (que pueden diluir el desinfectante) y donde no hiela. Cuando el clima
implica riesgos de helada, es necesario calefaccionar los pediluvios y no usar antihielo o
sal que pueden desactivar el desinfectante. Si hay demasiada suciedad (estiércol, paja,
barro, etc.), se debe colocar un pediluvio para limpiar las botas antes de remojarlas en
un desinfectante. Las mismas normas valen para las duchas de ruedas, por las que pasan
los camiones al entrar y salir de las instalaciones. El lector encontrará más detalles sobre
la preparación de pediluvios y duchas de ruedas en el artículo sobre la desinfección de
las instalaciones para el ganado, firmado par Fotheringham.
Consideraciones que se han de tomar en cuenta antes de la desinfección
Antes de empezar la limpieza previa a la desinfección, es necesario especificar el
establecimiento y sus propietarios. Se debe poner por escrito el objetivo de la desinfección y el plan de acción adoptado. Seguidamente, considerando el propósito de
la desinfección, el tipo de material que se ha de desinfectar y los microorganismos
contaminantes que se quieren destruir, se puede seleccionar el desinfectante que mejor
convenga a la situación y que sea al mismo tiempo el más seguro para los animales, los
hombres, los equipos y el medio ambiente. El producto escogido debe ser eficaz contra
los microorganismos del caso, y también debe haber sido aprobado por las autoridades
nacionales responsables de la reglamentación.
Además de escoger un desinfectante con un espectro antimicrobiano apropiado, es
importante que se evalúen los riesgos que representan los microorganismos
contaminantes para el personal de desinfección y demás trabajadores. El estudio previo
también debe considerar el posible efecto tóxico del desinfectante, así como sus
propiedades irritantes para la piel y los ojos, sus propiedades corrosivas, la posibilidad de
que desprenda la pintura, y los daños que puede ocasionar en la madera, el metal, las
fibras, el hormigón, el caucho y las tomas eléctricas. Si el microorganismo contaminante
es exótico, o si se trata de un agente de zoonosis, o si el desinfectante es tóxico, irritante o
corrosivo, entonces el personal debe llevar ropa protectora, máscaras de trabajo y botas
de caucho.
La forma del desagüe en los locales y particularmente del desagüe de los productos
desinfectantes debe ser estudiada; debe considerarse la distancia de las vías de agua y
pozos más cercanos; también debe examinarse el riesgo de contacto con personas, y con
animales salvajes y domésticos. Como se subraya en otros artículos de estos números de
la Revista (3, 23), se debe vigilar la fauna salvaje local, los pájaros y los roedores, y
determinar si existen casos de infección entre las especies sensibles o si estos animales
pueden servir de vectores pasivos o biológicos. El área que se desinfecta debe ser
perfectamente aislada y cerrada para impedir que animales salvajes penetren en ella. Se
debe estudiar el ecosistema local para determinar cómo conviene mejor eliminar los
cadáveres, si quemándolos, enterrándolos o aprovechándolos para abono.
La desinfección realizada en presencia de los animales
Cuando las circunstancias exigen que los animales permanezcan en el área que se ha
de desinfectar o en su proximidad, esto tendrá un impacto significativo en el proceso
previo a la desinfección, así como determinará la selección del producto desinfectante y
del método de aplicación. En tales circunstancias, es imposible proceder a una limpieza
completa previa a la desinfección; el producto usado debe ser no tóxico y actuar como
biocida cuando se aplica con un nebulizador o aerosol. Las sustancias químicas que
funcionan bien en estas condiciones son los o-fenilfenolatos, el hexilresorcinol, el
resorcinol, el cloroxifenol, el propileno glicol y el trimetileno glicol. En la medida de lo
posible, es preferible evitar este tipo de aplicaciones y optar más bien por una práctica
de manejo siguiendo el método all-in/all-out, es decir un método en el que se desinfecta
durante el tiempo en que los locales están totalmente vacíos.
Limpieza previa a la desinfección
La limpieza previa a la desinfección es el momento crucial dentro del proceso de
desinfección, y debe en principio eliminar la mayoría de los microorganismos presentes
(13, 25). Para poder limpiar los focales, es necesario hacer salir antes a todos los
animales. El estiércol, las carnadas, la paja, deben sacarse y quemarse o aprovecharse
para abono, según los casos. El artículo de Haas y col. (14) trata precisamente de la
desinfección de estas materias.

Todo el equipo móvil y los utensilios deben ser sacados del lugar y limpiados uno por
uno, restregados y enjuagados. Todas las superficies del local deben ser remojadas para
evitar que el polvo o la tierra se levanten durante la operación de limpieza. En caso de
sospecha de zoonosis, un desinfectante apropiado debe ser esparcido con esta agua de
remojo, antes de la desinfección, y el personal debe llevar máscaras y overoles de
protección. Se debe limpiar, raspar o fregar toda la materia fecal, la tierra, el lodo, etc.;
también se puede usar un equipo de aspersión de alta presión.
Luego hay que regar por todas partes el jabón detergente o el agente de
saneamiento, o un limpiador/desinfectante clásico (por ejemplo una solución al 2-4% de
carbonato sódico). Las superficies deben seguidamente enjuagarse para eliminar el
producto limpiador y evitar que pueda reducir la eficacia del desinfectante.
Proceso de desinfección
Antes de aplicar el producto desinfectante, se deben enjuagar los recintos prelavados
para eliminar hasta el mínimo rastro de los productos usados durante la limpieza, pues
los residuos de la limpieza pueden diluir, neutralizar o desactivar el desinfectante. Los
usuarios deben haber leído atentamente la etiqueta que envuelve el desinfectante y
conformarse exactamente con las instrucciones de dilución, lo que permite asegurarse
de que se aplicará la concentración más segura y efectiva.
Luego el desinfectante se aplica sobre cada superficie, y en los nichos, empezando
por arriba y descendiendo paulatinamente. Durante este proceso, el estado de salud del
personal usuario y de las demás personas presentes debe ser constantemente vigilado;
también se debe vigilar continuamente el chorro, pues puede ocurrir que se desvíe de la
dirección esperada.
El desinfectante debe permanecer en remojo sobre las superficies lo más tiempo
posible (como mínimo durante el tiempo recomendado por el fabricante); luego hay
que enjuagar abundantemente los recintos y locales y dejarlos vacíos lo más tiempo
posible, antes de colectar muestras para las pruebas de post-desinfección y/o antes de
introducir animales centinelas en el área desinfectada.
Sólo se podrá reintroducir a los animales (cuidando de que éstos estén sanos y no
infectados) cuando las pruebas de post-desinfección y/o la observación de animales
centinelas hayan establecido una muy baja probabilidad de supervivencia de agentes
patógenos en los locales desinfectados.
Motivos de fracaso de la desinfección
Los principales motivos por los que un proceso de desinfección puede fracasar son
los siguientes:
– el producto fue demasiado diluido al ser mezclado o aplicado;
– la limpieza previa fue incompleta o inadecuada;
– el desinfectante no penetró suficientemente o no cubrió toda la superficie;
– el tiempo de contacto fue insuficiente;
– la temperatur a o el porcentaje de humedad fueron inadecuados durant e la
aplicación del producto.
También puede ocurrir, como ya se ha dicho, que el desinfectante sea inactivado o
neutralizado por residuos de los líquidos limpiadores cuando éstos no han sido
correctamente enjuagados. Un error que se comete frecuentemente es el de seleccionarun producto que no es eficaz contra el microorganismo que se quiere destruir. Cuando
la observación de los animales centinelas o las pruebas de laboratorio a partir de
muestras medioambientales indican que los agentes patógenos sobrevivieron al proceso
de desinfección, éste debe ser repetido por completo.
Existe otro motivo de fracaso aparent e de la desinfección: es en realidad la
reintroducción de animales infectados, lo que resulta frustrante pues implica la
anulación de todo el proceso, que debe ser repetido íntegramente.

LA PREPARACIÓN DE PROTOCOLOS, REQUISITOS Y REGLAMENTOS DE DESINFECCIÓN

Los reglamentos, requisitos y protocolos de desinfección deben ser coherentes con la
legislación del país que los adopta. Deben tener una sólida base técnica, y ser claros y
explícitos. Esto significa algo más que redactar meros requisitos burocráticos para hacer
alarde de autoridad o mantener a la gente ocupada.
Conforme a los convenios comerciales internacionales, los requisitos sanitarios y
fitosanitarios deben tener un auténtico fundamento sanitario y no funcionar como
barreras no arancelarias. Estos requisitos deben basarse en argumentos científicos y
medioambientales, y ser claramente expuestos en las reglamentaciones; su
implementación práctica y su supervisión por los profesionales deben ser factibles y
adaptadas a la infraestructura zoosanitaria y a la legislación del país o de la región.
Los productos y procedimientos exigidos deben ser eficaces contra los
microorganismos que se quieren destruir. Una limpieza cabal por aspersión de agua
debe siempre preceder a la aplicación de los desinfectantes. El proceso de certificación
también debe incluir alguna forma de inspección y de prueba post-desinfección.
Establecimiento de los certificados de desinfección
Los certificados de desinfección exigidos por los organismos reglamentarios pueden
tomar diversas formas. La información mínima para poder establecer estos certificados
es la siguiente:
– ubicación de los locales desinfectados y nombre del o de los propietarios;
– fecha, naturaleza de la limpieza previa a la desinfección y nivel de limpieza
logrado;
– microorganismos combatidos;
– nombre del producto químico utilizado, lista de sus elementos activos y grado de
concentración (dilución) del uso;
– temperatura del medio y de las superficies durante la aplicación;
– tiempo de contacto del desinfectante con las superficies tratadas;
– nombre de las personas que aplicaron el desinfectante y de los inspectores.
Lista de chequeo de la desinfección
A continuación de este artículo, el lector encontrará una lista que presenta los puntos
que deben ser considerados para garantizar que los desinfectantes han sido utilizados de
modo responsable en los programas reglamentarios o en las aplicaciones de rutina en

160
sanidad animal o en las plantas de transformación de productos alimenticios. Esta lista
de chequeo puede ser adaptada a situaciones específicas y modificada conforme a los
estándares y reglamentos nacionales y regionales. Esta lista proporciona a los
supervisores y a los usuarios de desinfectantes un marco que les permitirá revisar los
puntos cruciales, y plantea cuestiones que de otra manera serían pasadas por alto
debido a la urgencia de las actividades de rutina.
El hecho de tener una lista de chequeo cuando se planea, ejecuta, documenta o
evalúa una operación de desinfección aumenta considerablemente la eficacia de esta
última y su conformidad con los reglamentos y requisitos sanitarios y
medioambientales.

Anexo

Lista de chequeo para la desinfección

Esta lista de chequeo presenta los factores que deben tomarse en cuenta y
consignarse durante la planificación, implementación y evaluación de cualquier
procedimiento de desinfección.
Informaciones sobre el área, los locales, las instalaciones
– Propietario
– Ubicación, dirección
– Función de los locales
– Descripción de los locales, instalaciones o equipos por desinfectar: edificio,
camión, avión, barco, otros
Consideraciones legales
– Permiso de proceder a la desinfección
– Autorización del propietario
– Reglamentos locales y nacionales vigentes
Factores medioambientales
– Localización urbana o rural
– Tipo de terreno
– Desagüe
– Poblaciones de ganado
– Poblaciones de animales salvajes
– Vectores
– Vía de agua más cercana
– Pozo, reservorio, fuente de agua más cercanos
– Viviendas más cercanas
– Ganado y aves de corral más cercanos
– Factores de seguridad medioambiental
Objetivos de la desinfección
– Tipo de desinfección prevista
– Microorganismos sospechados
– Desinfección general-
– Desinfección después de despoblación

161

Limpieza previa a la desinfección
– Traslado de los animales fuera del área
– Eliminación del estiércol, paja, camadas
– Protección de los equipos eléctricos
– Circuito eléctrico cerrado
– Método de limpieza física
– Remojo previo a la limpieza
– Modo de aplicación del agua
– Chequeo del desagüe correcto del agua de remojo sobre las superficies, los suelos
y debajo de los suelos
– Inspección post-limpieza
– Tiempo de secado después de la limpieza
Informaciones sobre el producto desinfectante
– Nombre del producto
– Fabricante
– Producto autorizado o aprobado en el país y la región
– Ingredientes activos
– Lectura completa de las instrucciones de uso del fabricante por los usuarios y los
supervisores
– Medidas de seguridad indicadas sobre la etiqueta
– Medidas de precaución contra los residuos indicadas sobre la etiqueta
– Otros productos usados con el desinfectante o mezclados al desinfectante
– Grado de dilución
– Concentración final
– Temperatura del medio de dilución
– Toxicidad del producto; contacto oral, con la piel o los ojos
– Producto carcinógeno
– Producto corrosivo para el aluminio, la pintura, el hormigón, el plástico, el caucho
– Otros
Datos sobre la seguridad/la protección del hombre
– Riesgo zoonótico del medio
– Overoles protectores, botas, impermeables, anteojos de protección, gorros
– Otros
Datos sobre la seguridad/la protección medioambiental
– Riesgos para el ganado y las aves de corral
– Riesgos para la fauna salvaje
– Riesgos para las vías de agua y acueductos
– Aprobación de las autoridades responsables de la protección del medio ambiente
Datos sobre la aplicación de los desinfectantes
– Nombre de las personas que aplican los desinfectantes
– Fecha de la aplicación
– Tiempo de aplicación
– Condiciones climáticas durante la aplicación
– Temperatura ambiente
– Aislamiento hermético del área desinfectada para impedir la entrada de pájaros,
roedores, animales salvajes
– Variaciones de la temperatura
– Presión durante la aplicación
– Tiempo de contacto con las superficies

– Visita de chequeo después de la aplicación
Informaciones sobre la post-desinfección
– Inspección post-desinfección
– Muestras post-desinfección enviadas a un laboratorio
– Observación de animales centinelas
-, Prueba de repoblación
– Establecimiento del certificado de desinfección.